Documento sin título
Atractivos Turisticos : Islas Palomino, Cavinzas, San Lorenzo y Frontón
Es posible acceder a estas islas partiendo de los muelles de La Punta y del Callao.

Visitas: (Islas Palomino L-D 10:00-14:00) (Isla San LorenzoL-D: 9:00-10:00) (Isla Cavinzas L-D 9:00-10:00), previa reservación. Duración del recorrido: 4 horas, Isla frontón el ingreso es restringido.

Islas Palomino. Son dos islas: la primera tiene una gran cantidad de fauna, donde destacan los lobos marinos de pelo chusco; algunos de estos ejemplares llegan a pesar alrededor de 300 kilogramos. En la segunda se concentran y refugian los lobos enfermos y viejos, por ello se le conoce como "El Hospital".

Isla Cavinzas. Se trata de un santuario de diversas aves guaneras tales como pelícanos, guanayes, chuitas, piqueros y patillos.

Isla San Lorenzo. La más grande y alta del Perú. Tiene 8 km de largo por 2,2 km de ancho. Antiguamente fue considerada una divinidad femenina por los nativos de la zona, quienes la llamaron Shina y la identificaron con la belleza y la fecundidad debido a la gran cantidad de peces y mariscos de sus costas; gracias a ello, desempeñó la importante función económica de mantener a las antiguas poblaciones asentadas en la costa del Callao.

El arqueólogo Max Uhle encontró en el extremo sur de la isla una dacha destinada a la veneración de la luna y una necrópolis con más de tres mil tumbas que contenían, además, utensilios, tejidos y objetos manufacturados en oro y plata.

Se le conoce también como ?Isla Misteriosa? debido a las fascinantes historias de piratas, tesoros escondidos y restos históricos que se tejen a su alrededor. En el lugar se encuentran los restos del pirata holandés Jacobo L?Hemite y de otros personajes del siglo XIX. Existen también ocho cementerios donde yacen los restos de soldados chilenos que murieron en la Guerra del Pacífico.

Isla del Frontón. Llamada también ?Isla del Muerto?, pues funcionó como prisión política durante la colonia e inicios de la república. Entre sus prisioneros estuvo el Virrey Blasco Núñez de Vela, depuesto en 1544. Posteriormente, fue un centro penitenciario para reos comunes.